Discurso, posición y percepción.

A través del discurso es posible conocer la postura política y social que un grupo, persona u organización adopta. Este mecanismo o método se conoce como análisis del discurso. El esquema muestra las dos modalidades que los especialistas se valen para analizar el discurso emitido por una entidad o individuo.

Modalidades de análisis del discurso.

Centradas en el discurso.

Formales.

Analizan la arquitectura, código, diseño, estructura y sintaxis del discurso. Se dividen en:

Referencialidad. Evalúan el grado de información, argumentaciones y juicios de valor. El discurso se puede entender a partir de la clasificación de sus enunciados:

  • Indicativos. Señalan una situación.
  • Explicativos. Construyen una relación causal a partir del argumento.
  • Valorativos. Califican un hecho, situación, grupos o personas.



Recursos morfológicos. Evalúan el formato y la configuración de los enunciados para montar un contenido. Entre los recursos morfológicos se encuentran:

  • Universalización. Es la generalización de una situación, fenómeno o hecho trasladado a ámbitos más amplios y diversos, o una realidad completa.
  • Ejemplo. Se basan en la analogía, caso o ilustración de un fenómeno o actor de tipo paradigmático o cliché.
  • Despersonalización. Es una afirmación o prescripción de cosas o hechos que se hacen pasar como resultado de una inercia normal o natural, o de un carácter incuestionable.
  • Inclusión. Apelan al interlocutor y forman parte de la referencia textual del discurso.

Redundancia. Es la repetición de palabras, conceptos o ideas que reafirman o enfatizan la comprensión o significado del mensaje.

De contenido.

Analizan la semántica, ideas, conceptos e intenciones del discurso. Se dividen en:

Referencia. Distingue a las personas o instituciones que se mencionan en el texto, de las cuales se obtienen ponderaciones y comparaciones cuantitativas.

Atributos. Distinguen los cali cativos y rasgos atribuidos a una persona o institución, modi cadores directos o indirectos, descripciones o acciones asociadas.

Tendencia. Distingue una situación favorable, desfavorable, imparcial o neutral de una medida o acción.

Conceptos. Distinguen las ideas, hipótesis, premisas, axiomas o acciones que caracterizan o de nen a una postura.

Valores: Distinguen las categorías pre establecidas y términos a partir de los cuales se evalúa o enjuicia a instituciones, personas, situaciones o acciones.

Móviles. Distinguen los aspectos éticos, pragmáticos y hedónicos.



Centradas en la relación del discurso y el entorno.

Analizan la correspondencia entre el mensaje, el acontecer y el medio ambiente. Se dividen en:

Ideológicas.

Detectan la posición político-moral del emisor respecto de un acontecimiento o esquema social. Algunos de los esquemas detectados son:

  • Percepción ortodoxa. Es la expresión de algún aspecto de la realidad que de ende los valores dominantes y la estructura social que produce el discurso; conserva el orden a través de la aplicación y defensa violenta de una ley considerada natural y mística.
  • Percepción dominante. Es la expresión de algún aspecto de la realidad que concuerda con la representación institucional, política y moral del sistema social.
  • Percepción subordinada. Es la expresión de algún aspecto de la realidad que acepta los valores dominantes y la estructura existente, elabora críticas, de ende el orden establecido y mejora las condiciones sociales de sectores, grupos y personas.
  • Percepción de oposición. Es la expresión de algún aspecto de la realidad que rechaza las versiones ortodoxa, dominante, subordinada y los valores sociales que las producen; construye una lectura que demuestra la falsedad de la visión conservadora, manifiesta significados contrarios a los prescritos por el orden establecido y apuesta por un cambio social profundo a favor de la justicia y la equidad.
  • Percepción radical. Es la expresión crítica de la lectura realizada por los esquemas de percepción ortodoxo, dominante, subordinado y de oposición; cuestiona los valores y apuesta por la transformación violenta de la estructura social que los produce para favorecer un nuevo orden. Sin subsumirse a ellos se identifica con el anarquismo, la ruptura y el nihilismo.

Ético-ecológicas.

Se interesan por la significatividad, objetividad y validez del discurso, establecen la relación entre el objeto y los datos de referencia; afirman que no existe todo el conocimiento posible de un objeto y que lo incompleto y la parcialidad son consustanciales a la comunicación. De este tipo destacan los análisis de:

  • Objetividad. Compara el referente con los datos para establecer si son atribuidos legítimamente al objeto del discurso.
  • Significatividad. Determina si los datos son pertinentes para referirse al objeto del discurso desde cierto punto de vista.
  • Validez. Determina si los datos son suficientes para situar correctamente el objeto del discurso, así como establecer si la información contenida en él es completa o parcial.

De acuerdo con el análisis ético-ecológico de los medios de comunicación la objetividad no significa neutralidad, los medios toman posición de manera explícita o implícita.

El análisis ético-ecológico aplicado a los diarios mexicanos ha demostrado que los datos se corresponden con el objeto del discurso. Sin embargo no siempre manejan la información con significatividad y legitimidad. Por otro lado se asume una postura neutral que no corresponde con el manejo de los datos.

La discusión más importante radica en el grado de validez, de la cual cabría preguntarse:

  • ¿Son completos los datos de referencia en función de cómo se recaba la información y del sesgo de cada medio?
  • ¿Qué medios son más válidos y por qué?

Disposicionales.

Se interesan en la correspondencia de las características de los códigos del discurso y la facilidad para que los consumidores accedan a él en función de sus capitales socio-culturales. Tal es el caso de los siguientes códigos:

  • Banda ancha. Los consumidores o usuarios de la información son amplios y de diversos sectores socioculturales, el discurso se estructura de enunciados simples, con una forma indicativa, valorativa, redundante, implicativa, universalizada, con ejemplos y sin tecnicismos.
  • Banda estrecha. Los consumidores o usuarios de la información pertenecen a un sector sociocultural específico, el discurso es estructurado de manera sintáctica y semánticamente respetando las características expresivas del grupo al cual se dirige.
  • Elaborado. Es un discurso especializado que requiere un marco de referencia para decodificarlo, compartir capitales socioculturales que permitan el acceso sintáctico-semántico; posee tecnicismos, es racionalista y se estructura desde un pensamiento lógico-abstracto.
  • Restringido. Es un discurso simple de carácter monosémico que ocupa cualquier marco de referencia, apela al pensamiento concreto y a los aspectos afectivo-emocionales.

Contextuales.

Se interesan por el significado, sentido y valor simbólico del discurso a partir de su ubicación social; distinguen el valor del contexto y el momento histórico que se vive; sitúan al discurso en función de su origen, genealogía, historia, ambiente social, condiciones y ubicación social; muestran las diferencias y pluralidad del mundo y plantean los retos de integración y cohesión necesarios para la convivencia.



Toda la información contenida en esta entrada fue extraída completamente del sitio de SEP en el siguiente [link].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *